varices testiculares

Varices testiculares

¿Qué son las varices testiculares o varicocele?

Las varices testiculares o varicocele es la dilatación de las venas del escroto que drenan la sangre de los testículos. Esto es debido al flujo anormal de sangre en los testículos, en un hombre que no tiene este problema el golpe fluye normalmente a los testículos a través de una arteria y luego fluye hacia fuera a través de una red de pequeñas venas que luego desemboca en una vena más grande, ya que se desplaza hacia arriba a través del abdomen. La dirección de este flujo de sangre en la vena debe ser siempre hacia arriba, hacia el corazón. Esto hace que el flujo de sangre no revierta otra vez en los testículos.

¿Por qué aparecen las varices testiculares o varicocele?

Estas válvulas de un solo sentido a veces fallan, entonces, el flujo inverso de la sangre aumenta las diminutas venas que se encuentran alrededor de los testículos dando lugar a las varices testiculares o varicocele.

Son más comunes en hombres en edades entre los 20 y los 30 años. Afectando al 10%de la población masculina.

Síntomas

El primer síntoma suele ser un dolor punzante localizado en la región genital masculina, apareciendo tanto si se está de pie o sentado por largos períodos de tiempo. El dolor puede empeorar si levanta peso o realiza esfuerzos.

Es una de las causas de infertilidad masculina. La relación no está clara, pero muchos investigadores apuntan a que el aumento de la temperatura que afecta a la región testicular debido a las venas dilatadas es la que causa el problema en la producción de espermatozoides sanos. Por otra parte, otros síntomas de este trastorno que están vinculados a problemas de fertilidad son bajo conteo de esperma, disminución del movimiento de los espermatozoides, y un aumento en el número de espermatozoides deformes.

El síntoma más grave de este trastorno es la atrofia testicular, o el encogimiento de los testículos. Esto se diagnostica comúnmente cuando hay una diferencia de tamaño observable entre los dos testículos.

Inflamación del escroto o protuberancia dentro del escroto.

Si presenta alguno o varios de estos síntomas, es importante que consulte con su médico en primer lugar, que será el que le derive al especialista o le realizará las pruebas pertinentes para confirmar el diagnóstico.

Normalmente será el urólogo el que corroborará el diagnóstico, mediante un examen físico, cuando las varices testiculares o varicocele están en un estadio avanzado, al tacto se pueden encontrar en el escroto bultos fácilmente reconocibles para un profesional, y también es normal que se le realice al paciente una ecografía para examinar el flujo anormal de la sangre.

Tratamiento

Si le han diagnosticado este trastorno hay varios tratamientos que puede realizar. Por lo general este trastorno no entraña peligro para la persona afectada, pero si hay dolor, hinchazón y signos de infertilidad, entonces el tratamiento es necesario.

Para los pacientes que están en las primeras etapas de la enfermedad, el médico puede prescribirle un anti-inflamatorio, esto junto con el uso de un calzoncillo ajustado que ayude a aliviar las molestias.

Si los anti-inflamatorios no son suficientes para aliviar el dolor y disminuir la inflamación, el médico puede recomendar la cirugía de las varices testiculares o varicocele.

Cirugía de varices testiculares o varicocele, varicocelectomía

Esta operación la realiza el urólogo y se suele hacer con anestesia local. Consiste en atar las venas dilatadas y redirigir el flujo sanguíneo a las venas que fluyen normalmente.

Se realiza mediante una incisión en la parte inferior del abdomen. No suele requerir de hospitalización, sino que el paciente puede salir del hospital el mismo día de la cirugía.

Después de la intervención quirúrgica, el paciente debe estar en reposo relativo por un tiempo, cuidando sobre todo de no hacer esfuerzos ni coger peso. Puede ser necesario el uso de un dispositivo de soporte escrotal, suspensorio, y bolsas de hielo para ayudar a mitigar la inflamación y el dolor en el postoperatorio.

Una vez eliminadas las venas varicosas, y pasado el postoperatorio, lo normal es que el dolor desaparezca, y las funciones sexuales también vuelvan a la normalidad, esto es, tanto la cantidad como la calidad del esperma mejoran tras la intervención quirúrgica. También puede reanudarse la vida normal. Las varices testiculares o varicocele no es tan grave como el cáncer testicular, pero merece la misma atención médica para prevenir problemas de fertilidad y los problemas de incomodidad y dolor que son característicos.

Otra intervención: embolización del varicocele

Esta intervención se realiza mediante una sonda o catéter que se inserta dentro de una vena del cuello o la ingle. Se administra un líquido de contraste que junto con los rayos X, sirven de guía para el médico que realiza la intervención, lleve la sonda hasta el varicocele o varices testiculares. Se inserta un espiral muy pequeño a través de la sonda, dentro del varicocele, y así se bloquea el flujo sanguíneo hacia la vena varicosa y lo guía a las venas normales.

Luego de esta intervención se recomienda el uso de compresas de hielo sobre el área para ayudar a que remita la inflamación y se usa también un soporte escrotal durante un tiempo.

La operación no requiere de hospitalización, sino que el paciente se va a casa en el mismo día. La incisión es muy pequeña y la recuperación también es más rápida.