operacion varices

Operacion de varices

La intervención quirúrgica u operacion de varices es un método aconsejado en ciertos casos y dependiendo del tipo de varices y su estado se pueden recomendar otros tipos de intervenciones menos invasivas e igualmente eficaces, el facultativo valorará cual es el método que mejor puede solucionar el problema de las varices, y esto dependerá de las características individuales de cada paciente y del grado en el que se encuentren las varices. Vamos a ver cuáles son las opciones que hoy en día tenemos a nuestra disposición en este artículo. Vamos a analizar los métodos más usados, empezando por los menos invasivos y terminando por el más invasivo de todos como es la intervención quirúrgica. Normalmente las personas que padecen de varices deciden intervenírselas cuando se presenta alguna complicación derivada de esta dolencia como puede ser la flebitis, trombosis o pigmentaciones. Aunque el mayor número de intervenciones se realizan por motivos estéticos.

Tipos de operacion de varices y cuándo se recomienda

Escleroterapia

Este método se usa para venas pequeñas, o en las arañas vasculares, y consiste en la inyección de una solución salina, el cirujano inyectará esta solución salina dentro de las venas, en diferentes puntos y con esto se consigue que la vena se endurezca y desaparezca posteriormente al contraerse las venas afectadas. Este método elimina las varices que se intervengan pero no quiere decir que no vuelvan a aparecer con el tiempo. Todos los métodos de escleroterapia suelen necesitar de varias sesiones, dependiendo de las necesidades de cada paciente. Otra opción dentro de la escleroterapia es la inyección de un elemento químico que se llama agente esclerosante, también se inyecta dentro de las venas afectadas y funciona hinchando las paredes de la vena, luego el proceso de cicatrización de la vena hace que se adhieran las paredes de las venas tratadas con lo que también desaparecerán las arañas vasculares.

Tratamiento láser o fotoesclerosis

Está recomendado para algunos tipos de varices, como son las arañas vasculares, las varículas, las telangiectasias que no hayan podido eliminarse con escleroterapia, el matting y para las varices de mayor tamaño pero que estén localizadas en zonas difíciles de esclerosar. Normalmente los pacientes que se someten al tratamiento con láser primero han sido tratados para eliminar las varices de mayor calibre. El método consiste en aplicar los rayos láser directamente para eliminar las varices, éstas reaccionan cerrándose y el sistema circulatorio las reemplazará con nuevas venas que cumplan su función. Ocurre lo mismo que con la escleroterapia, estas venas que se eliminan no volverán a aparecer pero con el tiempo pueden desarrollarse nuevas varices, hay que tener en cuenta los factores de riesgo y la predisposición genética. Dentro de esta técnica se puede optar por la terapia láser convencional, que requerirá de varias sesiones dependiendo de las necesidades de cada paciente. Otra opción de operación de varices con láser es la llamada terapia fotodinámica de varices (TFV), esta técnica consigue eliminar las arañas vasculares en una única sesión. Consiste en la aplicación conjunta de un tipo de láser dual con la inyección dentro de los capilares de un producto químico que aumenta la eficacia de la aplicación del láser.

Flebectomía o extirpación quirúrgica

Esta intervención está recomendada para los casos de varices con mayor calibre, o varices tronculares, localizadas normalmente en las piernas, estas varices presentan un riesgo real para la salud, es una intervención de cirugía mayor en la que es necesario el ingreso hospitalario. Se opta por esta opción cuando el paciente tiene una vena safena gruesa y con forma de cuerda. Es necesaria la anestesia que podrá ser general o raquídea. Con lo que habrá que hacer un estudio previo a la intervención. Este método consiste en extraer la vena afectada mediante unas incisiones, introducirá un cable flexible dentro de la vena y lo pasará de un corte a otro para luego atar la vena al cable y tirar de él, extrayendo la vena. Si el paciente presenta otras venas dañadas, en la misma intervención el cirujano podrá hacer pequeñas incisiones sobre ellas para extirparlas o ligarlas según el caso. Las incisiones se cierran con puntos de sutura. Luego de la intervención el paciente tendrá que usar vendajes y medias de compresión en la pierna tratada, durante un mes. Se le recetará un tratamiento farmacológico que consiste normalmente en heparina subcutánea, flebotónicos y analgésicos . Y tendrá un seguimiento ambulatorio y posterior revisión por parte del equipo médico que realizó la operación de varices. Es un método muy efectivo, reduce el dolor drásticamente y mejora la apariencia física de la pierna tratada. Los riesgos

  1. Serán los mismos que en los de cualquier intervención quirúrgica: infecciones, hematomas y sangrado.
  2. Los asociados a los riesgos de la anestesia: reacciones alérgicas a medicamentos empleados o problemas respiratorios.
  3. Derivados de la intervención: posibles daños a nervios, hematomas o problemas de cicatrización y reaparición de la vena varicosa con el tiempo.

Vídeo sobre operación de varices

aliviar varices piernas

Cómo aliviar el dolor de las varices en las piernas

Si padecéis de varices en las piernas sabéis lo molestas que son y lo que puede llegar a incapacitarnos en nuestra actividad diaria. Vamos a ver lo que puedes hacer para aliviar el dolor de las varices en las piernas y verás que si incorporas estos hábitos en tu vida diaria experimentarás una importante mejora.

Consejos que te ayudarán a aliviar el dolor de las varices en las piernas

  1. Tómate tu tiempo y date masajes de agua en la ducha. Aplica chorros de agua en las piernas alternando el agua fría y agua templada, nunca caliente.
  2. Mantén las piernas en alto. Sobre todo si estás sentada en el sofá, y si puedes duerme con una almohada en los pies de la cama para mantener las piernas altas mientras duermes.
  3. No uses zapatos de tacón alto. Resérvalos para las ocasiones especiales y no los uses diariamente.
  4. Masajes. Puedes darte masajes en las piernas o pedir a alguien que te los practiques, puedes usar una mezcla de aceite base, como puede ser aceite de almendras dulces y unas gotas de aceite esencial, puedes usar el aceite esencial de tomillo, lavanda o romero. Siempre un masaje ascendente que resulte relajante y que estimule la circulación de las piernas, para aliviar el dolor de las varices en las piernas.
  5. Dieta. La dieta es muy importante hay que beber al menos dos litros de agua al día, mantener una dieta variada y equilibrada, rica en fibra, potasio, y antioxidantes, presentes en las verduras y frutas frescas y variadas.
  6. Ejercicios localizados. Anda de puntillas, mueve los dedos de los pies hacia fuera y hacia adentro (puedes hacer este ejercicio cuando estás sentada en el sofá al final del día), apoya el peso corporal sobre las puntas de los pies altérnalo sobre los talones (esto también puedes practicarlo cuando estás de pie, por ejemplo guardando cola, o en el quehacer diario), tumbada separa las piernas tanto en horizontal con en vertical.
  7. Ejercicio. Caminar a buen ritmo, aprovecha y mueve los brazos también para mejorar la oxigenación de todo el cuerpo y la circulación general. Estiramientos, puedes practicar ejercicios de estiramientos o disciplinas como el yoga. Al menos, estira todo tu cuerpo al despertarte por las mañanas. La natación es muy recomendable ya que trabajarás las piernas y además la ingravidez que experimentas en el agua es un alivio para nuestras piernas, y alivia el dolor de las varices en las piernas.
  8. Tratamientos orales. Su finalidad es doble, por un lado eliminar el líquido acumulado y por otro mejorar el flujo sanguíneo aumentando la resistencia de las venas y capilares y aumentando el tono venoso y el flujo de la sangre.
detectar varices piernas

Cómo detectar las varices en las piernas

Las zonas más comunes donde aparecen las varices son las piernas, muslos y pies. Al principio de padecerlas puedes notar pesadez en las piernas, piernas cansadas, hormigueo o pinchazos sobre todo al final del día.

Suelen ser más comunes en las mujeres aunque los hombres también pueden padecerlas.

Suelen tener un componente hereditario, estudios afirman que del 80 al 90%  de los casos de varices responden a este factor, así que si en tu familia hay antecedentes  no está mal que pongas en práctica las recomendaciones preventivas que luego veremos.

En las mujeres pueden aparecer asociadas a procesos hormonales como pueden ser los cambios hormonales que se experimentan en los embarazos, el consumo de hormonas con prescripción médica y las píldoras anticonceptivas. Así que hay que prestar especial atención en estos casos.

Las malas posturas, el sedentarismo y ciertas profesiones que nos obliguen a pasar excesivo tiempo de pie pueden empeorar esta situación y ser desencadenantes de las varices en las piernas.

Medidas preventivas

Si cumples alguno o varios de los factores que hemos visto arriba eres más propensa a padecer de varices en las piernas, esto no quiere decir que no puedas hacer nada, si adoptas estas medidas preventivas puedes retrasar su aparición y mejorar los síntomas si es que ya las padeces.

  1. Si tienes antecedentes de varices en la familia evita en la medida de lo posible tomar hormonas y opta por otros métodos anticonceptivos en vez de la píldora.
  2. Medidas posturales. Si pasas muchas horas de pie por el trabajo, utiliza un calzado cómodo, evita los tacones altos. Si pasas muchas horas sentada, tómate unos minutos para dar pequeños paseos siempre que puedas y pon las piernas en alto si es posible. Compensa este tiempo con paseos en tu tiempo libre y ejercicio físico. Evita cruzar las piernas cuando estés sentada.
  3. Mejora tu circulación. Las varices son una afección asociada al sistema circulatorio así que hay que evitar lo que dificulta la buena circulación de la sangre en las piernas, esto es, no usar ropa ajustada que nos comprima las piernas, tampoco zapatos que nos aprieten y evita el tabaquismo. Si fumas esta es otra buena razón para empezar a dejarlo. Mantén una dieta equilibrada evitando el exceso de grasas y aumentando el consumo de fruta fresca y verduras, esto nos ayuda en nuestra circulación y si tienes sobrepeso nos ayuda a bajar de peso lo que alivia el peso que tienen que soportar nuestras piernas.
  4. Hábitos saludables. Reduce el consumo de sal en tus comidas, bebe al menos dos litros de agua al día, consume alimentos ricos en potasio como el plátano, terminar la ducha diaria con chorros de agua fría empezando por los pies y subiendo hasta donde puedas. Al despertarte antes de salir de la cama tómate unos minutos para estirar todo tu cuerpo.
  5. Ejercicio físico. Además de mejorar nuestra circulación, oxigenar nuestro cuerpo y mantenernos en nuestro peso ideal si tienes varices en las piernas mantener una rutina de ejercicios y salir a pasear diariamente nos ayudará a mejorar los síntomas.