tratamiento varices

Tratamiento de las varices

Las varices pueden ser tratados fundamentalmente a partir de dos aspectos concretos: cambios realizados por procedimientos médicos así como por variaciones en nuestros hábitos de vida.

Cualquier tratamiento, en este sentido, buscará no sólo la mejora estética de la zona afectada, sino aliviar los síntomas producidos así como reducir las posibles complicaciones.

Esto dependerá de la valoración que realice el médico en función de la gravedad que registre. De esta forma, podrá aconsejar desde cambios relacionados con nuestros hábitos diarios así como algún tratamiento o bien la intervención médica.

Hábitos diarios, más importante de lo que pensamos

Unos correctos hábitos diarios influirán de manera positiva no sólo sobre nuestras varices, sino sobre multitud de aspectos de nuestro cuerpo. Estas modificaciones sobre los hábitos diarios incidirán en primer lugar para evitar que las varices empeoren, en segundo lugar podrán disminuir el dolor y finalmente podrán evitar la formación de nuevas varices.

Algunos hábitos saludables son los siguientes:

  • Tener un peso adecuado: Es importante tener un peso adecuado y si se tiene sobrepeso hay que reducirlo a toda costa. Tener un peso excesivo aumenta la presión circulatoria de que las venas deben soportar. Al perder peso estaremos reduciendo la presión ejercida.
  • Ejercicio físico: En pos de favorecer la circulación de la sangre por nuestras piernas, un ejercicio físico regular nos ayudará a poner en marcha el circuito sanguíneo favoreciendo el riego circulatorio general.
  • Favorecer posturas naturales: Debe evitarse permanecer de pie más tiempo del necesario, ya que estamos exponiendo a las venas de nuestras piernas a hacer un trabajo extra. De la misma forma, se tiene que evitar cruzar las piernas. Siempre que se pueda hay que tener las piernas elevadas, como por ejemplo cuando se descansa o se duerme; si se tiene las piernas por encima de la altura del corazón estaremos favoreciendo el retorno sanguíneo.
  • Ropa holgada: Hay que optar por ropa cómoda y descartar aquella que sea apretada o se ajuste a nuestras piernas.
  • Ojo con los tacones: Si se usan tacones de manera regular hay que evitar usarlos, o por lo menos usarlos lo menos posible o bien usar tacones bajos.

 

Hábitos de vida que nos puede aconsejar el médico

Las medias de compresión son un remedio en el tratamiento de varices que suele recomendar el médico. La finalidad de las medias es la de ejercer una presión positiva sobre las piernas, de modo que esta presión evite que la sangre se acumule en las piernas y ayude a disminuir la hinchazón general de las piernas.

 

Acciones médicas: principales acciones

Las acciones médicas pueden ir encaminadas bien a bloquear las varices, bien a tratar de eliminarlas. No debe de tenerse miedo a la hora de someterse a estos procedimientos médicos ya que la circulación de la sangre en las piernas no se verá afectada.

 

Escleoterapia

La escleoterapia consiste en el bloqueo de cada variz por medio del uso de una sustancia química. El procedimiento es relativamente sencillo; se trata de inyectar una sustancia química dentro de la vena para que se produzca una irritación interna de modo que se cause una irritación en el interior de la vena y quede así bloqueada.

La escleoterapia suele emplearse en las venas más pequeñas, y tiende a realizarse con el paciente en posición vertical mientras el médico realiza las inyecciones. A veces junto a este tratamiento para varices se utilizan otros tratamientos paralelos. Cuando se acaba una sesión de escleoterapia se tiende a envolver las piernas con vendas elásticas de manera que favorezca la circulación.

 

Microescleroterapia

Se trata del tratamiento más habitual para el tratamiento de varices en la zona de piernas, cara y manos. El procedimiento consiste en la inyección de una solución química en la vena correspondiente, esta solución química hace que la vena se cierra. No existe mayor problema ya que el propio organismo reabsorberá la vena de manera natural.

El resultado es que en el plazo de unas semanas la apariencia de la zona afecta se regulariza y desaparece el aspecto antiestético.

 

Cirugía con láser

Como su propio nombre indica, consiste en la aplicación de la luz láser para acabar con las varices. No existe así intervención algunas. ¿Se puede utilizar este tratamiento para todas las varices? No, sólo resulta útil para las varices más pequeñas.

 

Cirugía endoscópica

Este tipo de cirugía sí requiere intervención. Consiste así en realizar un pequeño corte en la piel, introduciendo un catéter que lleva una pequeña microcámara. Este dispositivo permitirá realizar el bloque de la vena.

Este tipo de tratamiento se utiliza en los casos más severos, en los que el resto de soluciones no resultan factibles debido al caso de gravedad. La recuperación no comporta una recuperación traumática. Al cabo de unas semanas se puede hacer una vida normal.