operacion varices

Operacion de varices

La intervención quirúrgica u operacion de varices es un método aconsejado en ciertos casos y dependiendo del tipo de varices y su estado se pueden recomendar otros tipos de intervenciones menos invasivas e igualmente eficaces, el facultativo valorará cual es el método que mejor puede solucionar el problema de las varices, y esto dependerá de las características individuales de cada paciente y del grado en el que se encuentren las varices. Vamos a ver cuáles son las opciones que hoy en día tenemos a nuestra disposición en este artículo. Vamos a analizar los métodos más usados, empezando por los menos invasivos y terminando por el más invasivo de todos como es la intervención quirúrgica. Normalmente las personas que padecen de varices deciden intervenírselas cuando se presenta alguna complicación derivada de esta dolencia como puede ser la flebitis, trombosis o pigmentaciones. Aunque el mayor número de intervenciones se realizan por motivos estéticos.

Tipos de operacion de varices y cuándo se recomienda

Escleroterapia

Este método se usa para venas pequeñas, o en las arañas vasculares, y consiste en la inyección de una solución salina, el cirujano inyectará esta solución salina dentro de las venas, en diferentes puntos y con esto se consigue que la vena se endurezca y desaparezca posteriormente al contraerse las venas afectadas. Este método elimina las varices que se intervengan pero no quiere decir que no vuelvan a aparecer con el tiempo. Todos los métodos de escleroterapia suelen necesitar de varias sesiones, dependiendo de las necesidades de cada paciente. Otra opción dentro de la escleroterapia es la inyección de un elemento químico que se llama agente esclerosante, también se inyecta dentro de las venas afectadas y funciona hinchando las paredes de la vena, luego el proceso de cicatrización de la vena hace que se adhieran las paredes de las venas tratadas con lo que también desaparecerán las arañas vasculares.

Tratamiento láser o fotoesclerosis

Está recomendado para algunos tipos de varices, como son las arañas vasculares, las varículas, las telangiectasias que no hayan podido eliminarse con escleroterapia, el matting y para las varices de mayor tamaño pero que estén localizadas en zonas difíciles de esclerosar. Normalmente los pacientes que se someten al tratamiento con láser primero han sido tratados para eliminar las varices de mayor calibre. El método consiste en aplicar los rayos láser directamente para eliminar las varices, éstas reaccionan cerrándose y el sistema circulatorio las reemplazará con nuevas venas que cumplan su función. Ocurre lo mismo que con la escleroterapia, estas venas que se eliminan no volverán a aparecer pero con el tiempo pueden desarrollarse nuevas varices, hay que tener en cuenta los factores de riesgo y la predisposición genética. Dentro de esta técnica se puede optar por la terapia láser convencional, que requerirá de varias sesiones dependiendo de las necesidades de cada paciente. Otra opción de operación de varices con láser es la llamada terapia fotodinámica de varices (TFV), esta técnica consigue eliminar las arañas vasculares en una única sesión. Consiste en la aplicación conjunta de un tipo de láser dual con la inyección dentro de los capilares de un producto químico que aumenta la eficacia de la aplicación del láser.

Flebectomía o extirpación quirúrgica

Esta intervención está recomendada para los casos de varices con mayor calibre, o varices tronculares, localizadas normalmente en las piernas, estas varices presentan un riesgo real para la salud, es una intervención de cirugía mayor en la que es necesario el ingreso hospitalario. Se opta por esta opción cuando el paciente tiene una vena safena gruesa y con forma de cuerda. Es necesaria la anestesia que podrá ser general o raquídea. Con lo que habrá que hacer un estudio previo a la intervención. Este método consiste en extraer la vena afectada mediante unas incisiones, introducirá un cable flexible dentro de la vena y lo pasará de un corte a otro para luego atar la vena al cable y tirar de él, extrayendo la vena. Si el paciente presenta otras venas dañadas, en la misma intervención el cirujano podrá hacer pequeñas incisiones sobre ellas para extirparlas o ligarlas según el caso. Las incisiones se cierran con puntos de sutura. Luego de la intervención el paciente tendrá que usar vendajes y medias de compresión en la pierna tratada, durante un mes. Se le recetará un tratamiento farmacológico que consiste normalmente en heparina subcutánea, flebotónicos y analgésicos . Y tendrá un seguimiento ambulatorio y posterior revisión por parte del equipo médico que realizó la operación de varices. Es un método muy efectivo, reduce el dolor drásticamente y mejora la apariencia física de la pierna tratada. Los riesgos

  1. Serán los mismos que en los de cualquier intervención quirúrgica: infecciones, hematomas y sangrado.
  2. Los asociados a los riesgos de la anestesia: reacciones alérgicas a medicamentos empleados o problemas respiratorios.
  3. Derivados de la intervención: posibles daños a nervios, hematomas o problemas de cicatrización y reaparición de la vena varicosa con el tiempo.

Vídeo sobre operación de varices