arañas vasculares

Arañas vasculares

Las arañas vasculares aparecen normalmente localizadas en la zona de las piernas. El origen de las arañas vasculares se encuentra en la dificultad que encuentra el torrente sanguíneo al pasar por determinadas cavidades venosas, produciendo un mayor volumen por la dilatación a la que se ve sometida la vena.

Las varices o arañas vasculares pueden producirse en distintas zonas del cuerpo, aunque habitualmente las encontraremos en las piernas.

El origen de las varices

aranas vascularesComo acabamos de adelantar, el origen de las varices se debe a un problema de dilatación de las venas en un punto de nuestro cuerpo. Como sabemos, la sangre circula a través de nuestro organismo con la misión de llevar los nutrientes a los distintos puntos y zonas de nuestro cuerpo. Ahora bien, la naturaleza del ser humano es la de caminar erguido, de modo que la sangre debe ascender para seguir su camino y volver a llegar al corazón.

Es el retorno sanguíneo donde aparece los problemas. Para que la sangre siga su camino ascendiendo y venciendo la fuerza de la gravedad, las venas tienen una pequeñas válvulas que retienen e impulsan la sangre. Si estas válvulas no funcionan correctamente, no podrán cumplir con su objetivo y es entonces cuando aparecen las varices.

Por qué surgen las varices

Las varices pueden surgir por distintos motivos, desde por nuestra propia naturaleza genética, nuestro sexo así como por malos hábitos. Fundamentalmente podemos condensar estos factores en los siguientes:

  • Sedentarismo: Necesitamos tener nuestro cuerpo activo, de manera que el torrente sanguíneo se encuentre estimulado. Si no practicamos deporte habitualmente, ni paseamos a menos treinta minutos al día a buen ritmo tendremos una menor actividad por parte de nuestros músculos, y en consecuencia no estarán preparados para combatir problemas de varices en el presente o en el futuro.
  • Genética: Es el factor clave por naturaleza. Podemos tener una programación genética en el que las varices pueden estar programadas de modo que aparezcan en nuestro cuerpo de la misma forma que han podido aparecer previamente en el cuerpo de otros familiares.
  • Peso: Otro factor clave. La regla es sencilla, a mayor peso mayor volumen, y a mayor volumen mayor presión en nuestro torrente sanguíneo. Debemos cuida nuestro peso no sólo por cuestiones estéticas, sino sobre todo por salud. Un peso ideal nos ayudará a no sobrecargar nuestro organismo.
  • Edad: Con la edad se es más proclive a padecer arañas vascualres.
  • Postura de nuestro pie: Aunque pueda parecer un aspecto inocuo, una mala postura de nuestro pie puede hacer que se aumente la presión sanguínea sobre zonas concretas. Resulta fundamental caminar correctamente para evitar este tipo de presiones innecesarias.
  • Trabajos con requerimientos concretos: Algunos trabajos pueden hacernos proclives a padecer varices. Por ejemplo, si tenemos un trabajo en el que tendremos que estar largas fracciones de tiempo de pie, estaremos ejerciendo mucha presión sobre nuestro tren inferior.
  • Durante el embarazo: Durante el embarazo se es muy proclive a la aparición de arañitas vasculares.

Prevenir las varices

No hay garantía de no sufrir varices en el futuro. Existen ejercicios que pueden ayudar a mejorar las arañas vasculares pero siempre parcialmente, así como consejos para aliviar el dolor de las piernas.

  • La importancia del peso: Vigila siempre tu peso. Recuerda que un peso adecuado no sólo es bueno para tu figura, sino sobre todo para tu salud. Con un peso acorde a la proporción de tu estatura y naturaleza conseguirás aliviar la tensión sanguínea del torrente de sangre, haciendo que las venas trabajen en su justa y media y sin incluirles una carga extra.
  • Siempre la postura correcta: Es imprescindible mantener la postura ideal, sobre todo en el caso de que debamos estar mucho tiempo erguidos. Cuidado con cruzar las piernas, con no mantener la espalda recta (alineada con el asiento) o de hacer pausad y movernos regularmente.
  • La ropa, más importante de lo que piensas: Es fundamental llevar una ropa holgada y cómoda, nada re ropa ajustada que oprima la circulación por nuestra extremidades, con esto sólo conseguiremos retener líquidos.
  • Calzado siempre cómodo: Trata de evitar el uso de tacones. Los tacones son los peores enemigos de las varices. Siempre que puedas usa zapatos planos.
  • Ojo a las temperaturas:  No es nada bueno, exponer nuestras piernas a altas temperaturas. Deberá tenerse precaución a la estufas en invierno, ya que estaremos exponiendo nuestras piernas a una dilatación no natural prolongada.

Preguntas frecuentes sobre varices y arañas vasculares

Te invitamos a que visites la siguiente sección para ampliar tu información.